Afrontar una entrevista de trabajo.

 

Si estás en búsqueda activa de empleo (BAE), es importante realizar un buen currículum vitae y una carta de presentación; sin embargo, el paso más importante en el proceso, es de realizar una entrevista de trabajo. Y cuando se consigue esa entrevista, ¿cómo debemos afrontarla? No hay un manual que muestre solución alguna, depende de la entrevista, el entrevistador y sobre todo de los entrevistados; por lo que, a pesar de no tener la solución, hay consejos que pueden ayudar. Aquí te dejo alguno de ellos:

  • Prepara la entrevista.
    • Debemos analizar la empresa y conocer un poco de su historia.
    • Llevar el CV actualizado y adaptado al puesto.
    • Conocer tus puntos fuertes y sintetizarlos para el puesto, asimismo, conocer tus puntos débiles para poder transformarlos en positivos.
    • Llega puntual y cuida tu apariencia.
  • Tu actitud.
    •  Sé natural. Escucha activa.
    • No dudes.
    • No interrumpas.
    • Mirar al entrevistador a los ojos.
    • Sé positivo.
    • No estés a la defensiva ni te muestres agresivo.
  • Cómo contestar. 
    • Responde clara y brevemente.
    • Di siempre la verdad.
    • Si te preguntan por ti mismo/a, enfatiza tu formación, experiencia y tus cualidades relacionadas con el puesto.
    • No uses palabras rebuscadas.
    • No respondas con evasivas o dudas, ni con monosílabos.
    • No esperes demasiado tiempo para responder.
    • Muestra entusiasmo por el puesto de trabajo pero no lo supliques.
    • No hables mal de las empresas en las que has trabajado.
    • No te niegues a responder preguntas.
  • Antes de terminar. 
    • Haz preguntas, no te quedes con dudas.
    • Si ha quedado algo importante que quieres que el entrevistador conozca de ti, es el momento.
  • Tras la entrevista. 
    • Evalúate.
    • Carta de agradecimiento.

 

 

Anuncios

Ladrones del tiempo y cómo combatirlos.

Alguna vez, seguramente, habrás escuchado eso de “ladrones del tiempo” y ¿qué son realmente? Pues son todos aquellos factores externos o internos que contribuyen a que no cumplamos con nuestros objetivos profesionales, familiares, personales o sociales. Es decir, todas aquellas interrupciones que hacen que no seamos eficientes y que nuestra productividad disminuya considerablemente; algunos ejemplos de ladrones del tiempo pueden ser: los móviles, correos electrónicos, llamadas, reuniones absurdas, falta de especificación del trabajo, etc.

Por tanto, nuestro tiempo es irrecuperable e irreemplazable y debemos saber gestionar nuestro tiempo, entonces, ¿cómo podemos combatirlos? Ahí van varios consejos:

  • Aprender a decir no. Muchas personas no saben decir no y terminan haciendo lo que otras personas quieren que hagan, por lo tanto, es importante aprender a decir no, pero de forma amable, sin herir susceptibilidades, por ejemplo: te agradezco mucho la invitación pero no puedo ir, o en este momento justamente no te puedo atender.
  • Comunicar eficazmente. Si no transmitimos mensajes claros es muy posible que los demás realicen mal el trabajo y tengan que volver a repetirlo, lo cual supone una enorme pérdida de tiempo. Debemos comunicar con claridad y comprobar que la otra persona ha comprendido lo que intentamos transmitirle. De la misma forma, hay que escuchar con atención y preguntar si algo no nos queda claro.
  • Aprender a delegar. Es necesario aprender a delegar, es decir a preparar a las personas en conocimientos y técnicas para que puedan realizar los trabajos.
  • Evitar distracciones. Ceder a estas solicitudes es una tentación constante ya que de ellas deriva muchas veces nuestra popularidad y aceptación personal frente a las demás personas. Es necesario aprender a establecer horarios en los cuales puedes recibir visitas, ser interrumpido.
  • Realizar un buen uso del correo electrónico. En la actualidad, el correo se ha convertido en fuente de interrupciones y en ocasiones de estrés y ansiedad. Si tu trabajo de verdad no precisa de estar online con el correo constantemente, no tengas miedo a no contestar en el momento, el correo no es una herramienta de mensajería instantánea. Planifica momentos para revisarlos.
  • Usar correctamente el teléfono. Muchas veces contestamos instintivamente a cualquier llamada, incluso en plena conversación con otra persona. Recibe y haz llamadas que sean sólo de trabajo o estrictamente de máxima importancia personal. Fuera del trabajo ya tendrás ocasión de realizar y recibir aquellas llamadas que se consideran menos importantes.
  • Aprender a utilizar correctamente Internet. ¿Utilizas aplicaciones, entras en redes sociales, chateas o ves video o blogs de manera automática y sin pensarlo?. Ten cuidado con la navegación inconsciente. Pregúntate, para qué te sirven y elimina o dejar de visitar aquello que no te aporte significativamente.
  • Ser ordenado. Si destinamos unos pocos minutos cada día a archivar nos evitaremos perder horas buscando un archivo en el ordenador o un papel por la mesa. Cuesta, pero vale la pena.
  • Ser puntual y exigir puntualidad. Si no eres puntual, tus compañeros de trabajo harán lo mismo contigo y te robarán tiempo. Sé puntual, y  los demás respetarán tu tiempo.
  • Gestionar bien las reuniones. Aprende a filtrar reuniones. Si puedes tomar una decisión hazlo y no convoques a una reunión innecesaria. Acude a una reunión si es verdaderamente necesario y si la convocas solo hazlo con las personas estrictamente necesarias.
  • Gestionar sentimientos. Esto quiere decir que tenemos que aprender a gestionar nuestras emociones que quitan tiempo y no generan valor, como pueden ser, las preocupaciones, sentimientos de culpa, odio, miedo, ansiedad, etc.
  • Aprender a utilizar los tiempos muertos para volverlos productivos. Por ejemplo un viaje de trabajo, puedes llevar alguna lectura, audiolibro, etc. para aprovechar el trayecto.
  • Gestionar conflictos. Se pierde mucho tiempo en conflictos innecesarios, y aunque es un tema de actitud personal y de la cultura de la empresa; cambia el enfoque, no personalices las discrepancias con tus compañeros y soluciona los problemas.
  • Evitar caer en el perfeccionismo. Muchas personas por querer realizar un trabajo perfecto, no lo terminan nunca, y eso conlleva a que el trabajo se ralentice y que llegue a un estado permanente.

 

 Lo que resulta verdaderamente urgente es ocuparse de lo importante, y tu vida y tu tiempo lo son.

9 claves para desarrollar tu empleabilidad.

Desde el blog de Soymimarca, nos dan 9 claves para mejorar nuestra empleabilidad, tanto si estamos en búsqueda activa de empleo como si estamos trabajando en una organización.

  • Confía en ti mismo: Tienes que conocer tus propias capacidades así como tener una visión positiva.
  • Céntrate en potenciar tus puntos fuertes: Céntrate en las áreas que mejor dominas ya que nadie sabe hacerlo todo bien, por lo que es más fácil mejorar tus puntos fuertes que intentar cambiar los aspectos negativos.
  • Utiliza en tu interés tus contactos y relaciones: Ten el convencimiento que hoy en día la red de contactos sigue siendo clave para el desarrollo con éxito de tu trayectoria profesional.
  • No mires sólo al exterior: Es necesario que te preocupes de obtener los mejores resultados en lo que estas hoy haciendo y trabajes tu network interno.
  • Define un objetivo claro, posible y alcanzable: Si no tienes un objetivo claro y concreto no obtendrás resultado. Tienes que mostrar que sabes dónde ir y que utilizas una estrategia clara, lógica y comprensible para alcanzarla.  
  • Desarrolla tu propia marca: Si consigues diferenciarte, es mucho más factible que tengas oportunidades de desarrollo. Prepara una estrategia para poder promocionarte de la mejor forma posible. Para ello analiza donde estás, y donde te gustaría estar. Pon el foco en objetivos posibles y realistas y orienta todas tus acciones y todos tus mensajes en este sentido.
  • Muestra interés por las personas y por lo que ocurre a tu alrededor: Si tu actitud es positiva y te interesas por lo que ocurre a tu alrededor conseguirás integrarte mejor en el contexto en el que te mueves y dar una mejor imagen de ti mismo. Escucha activamente y ayuda a las personas a las que puedas dar apoyo.
  • Utiliza todos los medios que tienes a tu alcance: Hoy tenemos a nuestra disposición muchos medios que otras generaciones no disponían. Por ello es relevante que aprendas a usarlos y que muestren una imagen coherente de ti y acorde con tus objetivos profesionales. De ahí la necesidad de formarte continuamente estar al día de las novedades que afectan a tu ámbito profesional y de tener una estrategia clara respecto a tu imagen y posicionamiento en las redes sociales.
  • Aunque lo seas, no te sientas jamás como un desempleado: Si estás en las primeras fases de tu trayectoria piensa que cuando estabas estudiando realizabas un trabajo, al igual que cuando afrontas el proceso de búsqueda de empleo. Sí estás en búsqueda desde una posición “out”, sea cual sea la causa que la haya motivado puedes ocuparte de muchas maneras. Por ejemplo colaborando con una ONG. Es una acción más que dará una visión positiva de ti mismo y que además te hará crecer profesionalmente.

 

Tenemos que ser conscientes que, el mundo en el que vivimos, está en continuo cambio; así que la clave fundamental de tu trayectoria profesional será tu capacidad para desarrollar y potenciar tu empleabilidad.

 

10 pasos para construir tu propia marca personal.

Los expertos de Spain Startup-South Summit han elaborado un decálogo para guiar la construcción y difusión de la marca personal de los emprendedores.

1. Descubrir los propios valores: ¿Quién eres? ¿Qué ofreces? ¿Qué aportación realizas al mercado? ¿Qué te hace diferente? Estas son las primeras cuestiones que debe plantearse un emprendedor para construir su propia marca personal y así definir los valores que lo hacen relevante y diferente del resto; por lo tanto, es importante hacer una lista con los puntos fuertes y débiles para que el emprendedor identifique dichos atributos como suyos.

2. Búsqueda de contactos: El networking es un factor clave para generar visibilidad y desarrollar la marca personal. ¿Cómo generar estos vínculos relacionales? Es fundamental retomar contactos anteriores, organizar eventos propios y asistir a ferias, congresos o seminarios del sector, hay que “dejarse ver” además de poder conocer a profesionales de ese ámbito en cuestión.

3. La actitud: La perseverancia es una cualidad fundamental de cualquier emprendedor para sacar adelante su proyecto. En este caso, juega un papel fundamental la gestión del fracaso y qué consideración tiene en la sociedad.

4. Experto en una determinada materia: Ofrecer contenido e información de calidad será fundamental para lograr ser un experto. Una forma de demostrarlo es saber dominar un lenguaje apto para todos los potenciales receptores, ser claro, conciso y concreto, no abusar de tecnicismos y utilizar un vocabulario siempre positivo.

5. Mezcla de canales: ¿Dónde ofrecer este contenido? ¿Cómo crear valor? Para que un emprendedor forje su marca personal hay que ser activo en cualquier canal. Internet es una herramienta accesible, útil y que no exige muchos recursos a nivel económico. Pero sí esfuerzo, constancia y una importante dedicación. Además, hay que adaptar cada mensaje, cuidando el vocabulario, tono y público objetivo. Asimismo, hay que prestar especial cuidado al contenido que colgamos online; cualquier mensaje o comentario inapropiado se paga caro en el mundo digital.

Otro de los errores de muchos emprendedores es considerar Internet como un mero escaparate y olvidar la interacción con el resto de usuarios. La Red es sinónimo de conversación y a golpe de clic podemos acceder a consumidores, inversores, posibles socios estratégicos u otros emprendedores.

Aparte de todo esto, debemos cuidar también nuestra imagen cuando “salimos a la calle” y por lo tanto, establecemos relaciones cara a cara o participamos en medios de comunicación.

6. Dejar huella: Que el fundador de una empresa sea reconocido y tenga un fuerte impacto en la sociedad, hasta llegar a convertirse incluso en un icono, siempre es una importante ventaja. ¿Qué requisitos son necesarios para lograr dejar esa huella? Por un lado, ser fiel a los propios valores y, al mismo tiempo, tener claros la misión, visión y objetivos a perseguir.

7. Coherencia, autenticidad, naturalidad y transparencia: Para contar con una buena reputación es imprescindible saber transmitir credibilidad, coherencia, seguridad y construir un discurso transparente, que genere confianza. La naturalidad y adaptación del mensaje a nuestras formas y maneras son también premisas fundamentales.

8. Construcción del storytelling personal: ¿Qué historia hay detrás de un emprendedor? ¿Cuál es su trayectoria profesional? ¿Cómo darla a conocer? ¿Cómo crear un discurso verosímil y que capte la atención? El storytelling personal es una obligación para los emprendedores si quieren despertar la atención, seguridad y notoriedad de su proyecto, sobre todo en las fases iniciales.

9. Tiempo y recursos: Para evitar malgastar tiempo y dinero, hay que conocerse bien a sí mismo, no vender “humo” y saber identificar qué tiene realmente cabida en la creación del storytelling personal. La medición del impacto generado permitirá ver cómo evoluciona la marca personal, la aceptación que tiene y plantear posibles mejoras.

10. La marca personal sobrevive a la profesional: Que una empresa deje de existir significa el fin de una marca profesional, pero la personal sobrevive, porque va unida al emprendedor más que al proyecto.

 

El paro baja en el mes de julio.

Hoy nos ha llegado la noticia de que el paro bajó el pasado mes de julio en 83.993 personas, el mejor dato registrado desde el año 1997. Registrándose esta bajada en todas las Comunidades Autónomas, especialmente en Andalucía, Galicia y Cataluña.

Hay que tener en cuenta que julio es un mes en el que el desempleo suele comportarse de forma favorable, por lo que suele ser un buen mes para encontrar empleo. En este mes de julio se registraron 1.816.271 contratos, una cifra que hasta ahora ostenta el récord con respecto al mismo mes de años anteriores.

Comentar, que de estos contratos, el 7,6% fueron de carácter indefinido, una cifra que se ha incrementado con respecto a julio del año pasado. Dentro de los contratos fijos, 80.792 fueron a tiempo completo, un 8,7% más que en julio de 2015, y 56.598 fueron a tiempo parcial, un 14,2% más. Asimismo, se realizaron más de 1,6 millones de contratos de carácter temporal.

En total, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo bajó en julio hasta 3.683.061 personas, su mejor nivel desde agosto de 2009. Por lo que, el número de ocupados se sitúa ya en los 17.844.992 cotizantes, que supone el mayor ascenso desde que se iniciara la crisis.

 

 

 

Voluntariado corporativo.

¿Qué es el voluntariado corporativo? 

Es un conjunto de acciones promovidas por una empresa y cuyo fin es la participación libre de sus empleados a través de la dedicación de su tiempo o talento en acciones sin ánimo de lucro, como pueden ser actividades medioambientales, culturales, deportivas, etc.

¿Quién se beneficia del voluntariado corporativo?

Los principales beneficiarios de estas acciones son:

Empresa: 

  • El voluntariado corporativo le da visibilidad, potencia y contenido.
  • Mejora la imagen y reputación de la empresa de cara a sus principales grupos de interés.
  • Mejora las relaciones entre la empresa y sus empleados dando lugar a un mejor clima laboral y compromiso por parte de los empleados.
  • Potencia el desarrollo de habilidades y capacidades de la persona como por ejemplo: trabajo en equipo, liderazgo, creatividad, etc.
  • Se potencian las relaciones entre la empresa y la comunidad a la que pertenece.

Voluntarios/Empleados: 

  • El voluntariado fomenta el respeto y la solidaridad de las personas que participan en este tipo de iniciativas.
  • Incentiva la confluencia entre intereses personales y corporativos.
  • Fomenta el interés por el voluntariado corporativo en el medio y largo plazo.

Sociedad:

  • Toda acción de voluntariado corporativo tiene como resultado un beneficio o retorno sobre el grupo de población y sector de la sociedad en el que impacta.
  • La empresa y los voluntarios adquieren una mayor sensibilización en torno a las necesidades de la sociedad.

 

Con respecto al enfoque estratégico y metodología del voluntariado corporativo, para lograr beneficios, debemos mantenerlo de forma estable en el medio y largo plazo, y por ello se necesita:

  • Implicar a la alta dirección de la compañía en el programa de voluntariado.
  • Disponer de recursos económicos y humanos suficientes para llevar a cabo el programa de voluntariado.
  • Diseño del programa de voluntariado corporativo.
  • Formación.
  • Selección adecuada de partners sociales y entidades colaboradoras.
  • Comunicación de los resultados de las acciones de voluntariado corporativo.
  • Encuestas de valoración.

 

Por lo tanto, a partir de ahora, hay que tener en cuenta el voluntariado corporativo, ya que cada vez más, las empresas están poniendo en marcha estrategias para implantarlo en su empresa y convertirlo en un pilar más de su organización.

 

Perfil de los candidatos en 2016.

La empresa de Recursos Humanos Adecco, ha informado que los profesionales para este 2016 deben ser estratégicos para los sectores que los reclaman. Exigiéndoles un perfil de gran polivalencia, capacidad analítica y orientación a resultados; además de tener una visión estratégica, proactividad y adaptación al cambio. Por otro lado, también se les demanda el dominio de otras lenguas y se valora la experiencia internacional.

Por esto, los empleados se han convertido en la clave principal de la competitividad de las empresas; y cada vez más, a las empresas se les exige que apuesten y retengan el mejor talento posible.

Hoy en día, 9 de cada 10 empresas tienen en cuenta la reputación online a la hora de hacer la selección, es más, el 28% de las empresas han rechazado a un candidato por su actividad (mala) en redes sociales, es decir, un 14% más que en 2011.

  • El 69% de los profesionales de recursos humanos considera que el candidato activo en redes sociales tiene más oportunidades laborales.
  • El 70% de los reclutadores accede a los perfiles del candidato antes de conocerlo en persona.
  • El 88% de las empresas se fija en la reputación online del candidato antes de contratarle.
  • El 28% de las empresas ha rechazado a un candidato por su actividad en redes sociales.

Por lo tanto, y a partir de este informe de Adecco, tenemos que diseñar una estrategia a la hora de buscar empleo, y por tanto, ser conscientes de la importancia que tiene nuestra presencia en las redes sociales, la cual debemos cuidar para nuestra marca personal.

Como último dato, añadir que, el 71% de las empresas tiene previsto utilizar las redes sociales para reclutar talento en los próximos meses, un 10% más que el último año.